Lionel Henriquez B.

Ex Académico (Matemáticas) Universidad Austral de Chile 1974-2013. Desde 1990, combina su profesión, en la que ha escrito algunos artículos, con la poesía en la que tiene 11 libros publicados, 7 Monterrey (mx), 1 Junín de Bs. Aires (ar) 1 Lima (pe), 1 Valdivia (cl) y 1 Santiago (cl) y, en 8 antologías, 2 Lima (pe), 1 Barcelona (es), 1 Barranquillas (co), 1 Bogotá (co) y 2 en Santiago (cl). Poesía en http://lionelhenriquezbarrientos.blogspot.com/ y http://lionelalbertohenriquezb.blogspot.com/

Libro de Visitas Free counter and web stats
Tiempo en Valdivia
Hora mundial Reloj Mundial y Mapa de los Husos Horarios

lunes, diciembre 07, 2015





En el lanzamiento, en el Centro de Extensión Andrés Bello de la la Universidad del Bío Bío de Chillán-Chile, del poemario "Palabras en el Tiempo", de mi buen amigo Elías Irazoqui Becerra, cuya presentación y prólogo comparto:

PALABRAS PARA UNA PRESENTACIÓN
Presentación del poemario “Palabras en el Tiempo”
Autor: Prof. Dr. Elías Irazoqui Becerra.

Muchos me han preguntado que hay de común entre la matemática y la poesía, a lo que he respondido siempre que los une la belleza. Lamentablemente hay quienes por desconocimiento creen que nada hay entre ellas, pues afirman erróneamente que la matemática se rige por la verdad y la poesía por la belleza. Eso no es efectivo, ya que ambas disciplinas se rigen por lenguajes (matemático y poético), que son los que sí se rigen por criterios estéticos. Si la arquitectura de un teorema que se ha demostrado como verdadero, está bien diseñado, es decir en sus excelentemente logrados  análisis y síntesis en cada una de las deducciones argumentativas involucradas en él, cualquier matemático que se precie como tal, dirá que la belleza está presente en la demostración de dicho teorema. Lo anterior vale también para conjeturas bellamente establecidas (excelentemente bien planteadas) no importando que ellas hayan sido demostradas, pero que en el momento de ser aplicadas lleven a una conclusión verdadera (problemas abiertos, en cuanto a que no se han podido demostrar como verdaderos). Lamentablemente el común de las personas que no han transitado por esta discipĺina, nunca podrán apreciarlo y mirarán como algo extraño que un matemático se auto encante (criterio estético) con algunas de las situaciones como las anteriores. El criterio de verdad o falsedad presente en la matemática, corresponde a la riqueza o pobreza de contenido que envuelve el lenguaje matemático. Bien, ahora si se analiza un un texto poético ocurre lo mismo que en la matemática, el contenido puede ser pobre o rico (lo semántico) y sólo lo que lo envuelve (sintáctico) puede ser considerado en los cánones estéticos y así de un poema se puede decir que está bellamente estructurado. Ahora, si a lo anterior se le agrega la riqueza de contenido, que podría ser su profundidad o cualquier elemento presente en él en relación a lo que se pueda interpretar y que con ello asombra o auto encanta (entre otras manifestaciones emocionales o intelectuales) al observador, diremos que se está delante de una genialidad creativa y esto vale para cualquier arte, llámese, pintura, escultura, música o arquitectura,  entre tantas otras manifestaciones artísticas.

Bueno,  me podrán decir que tiene que ver lo anterior con la presentación del poemario “Palabras en el Tiempo” de mi buen amigo y colega matemático Elías Irazoqui Becerra y la respuesta se las entrego sin pensarlo dos veces. Elías ha encontrado y se ha maravillado con la poesía, con la cual evidentemente ha podido sacar de la profundidad de su mundo interno, muchas de sus urgencias interiores provenientes de sus circunstancias exteriores o internas,  que estaban encadenadas a ese mundo, por una especie de fuerza de gravedad que las retenía. Él ha encontrado la clave que le ha permitido romper esa forma de fuerza gravitatoria llevando a la luz del día esas urgencias, que naturalmente no son, ni serán una catarsis, pues va más allá de ello y precisamente lo ha hecho haciéndose parte de lo que dijo hace más de un siglo uno de los más grandes matemáticos de los tiempos modernos, Karl Theodor Wilhelm Weierstrass (Alemán: 1815 –1897), parafraseándolo, “El matemático que no tiene algo de poeta, no es matemático” y naturalmente las  ha entregado con la cosmovisión que tiene quien ha cultivado esta ciencia, quizás la más dura de todas.

Una alegría inmensa me invadió, cuando mi buen amigo Elías me pidió que le leyera su poemario y más aún cuando me solicitó que se lo prologara y presentara en el lanzamiento del mismo, lo que además por el hecho mismo de ser él un matemático como yo, que incursiona y camina en la galla ciencia, entregando lo que tiene que entregar y para quienes les llegue a fondo y en profundidad sus mensajes bellamente estructurados en un propio lenguaje, en un personal estilo, que obviamente lo hace único en su inicial caminar de poeta. Ante ello me congratulo además, pues en Chile son pocos los matemáticos que han complementado su accionar profesional con la poesía, entre ellos Nicanor Parra, a diferencia de por ejemplo, México, España, Argentina por nombrar algunos países en los cuales han sido tocados muchos matemáticos con el báculo mágico de los dioses inmortales de la poesía. Bien por él y por mi por sentirme su amigo, desde aquellos días en Valdivia, a fines de la década del setenta y comienzos del ochenta en que me concedió su gran amistad.

Dicho todo lo anterior y disculpándome por haber abusado del tiempo que necesaria y lógicamente le corresponde a Elías Irazoqui y también por haberme desviado bastante de lo que se estila tradicionalmente en una presentación de un escritor en el lanzamiento de su libro, les dejo con él para que les haga entrega de su palabra poética y ojalá los deje en el estado de auto encantamiento que a mi me produjo. Además es mi gran deseo que éste sea no sólo su primer poemario, sino que uno de los tantos por publicar y que su vena creativa y poética le hagan producir.

Muchas gracias querido amigo Elías y apreciados Sras. y Sres. Presentes,  por permitir dirigirme a Uds.

Lionel Henríquez Barrientos
Chillán, diciembre 04 de 2015

Comparto el Prólogo del poemario:

PRÓLOGO

Entrar en los textos de Elías Irazoqui Becerra, es incursionar de lleno en su mundo interno y más aún, embarcarse con  él,  en su propio barco,  en  el cual  navega con sus profundos pensamientos por un gran océano y con las estrellas, la luna y el sol alumbrando esa gran travesía, hasta llegar finalmente a las columnas del horizonte, en la cual habita la vida misma, su vida y en particular el dominio de  su existencia, bordeando e incursionando hasta en la metafísica. 

Hacerlo es tener la seguridad de poder llegar con él,  pisar tierra firme desde el andén mismo y precisamente en uno de sus puertos principales. Ello es una tarea, quizás una obligación, ineludible, pues como si fuera por arte de magia,  no sólo la travesía, sino todos los paisajes, tanto del mar, como del continente,  se trasuntan en el mundo interior, subjetivo de un buen lector, y esencialmente su manera ética, estética y religiosa de concebir lo que Dios nos ha otorgado entre el nacimiento y la muerte y quizás más allá y obviamente como sólo un pestañeo.

La razón de que esto último ocurra,  es muy simple, pues Elías  escribe y describe esta travesía en textos que completan cuatro secciones, que escribe en sus coordenadas espacio temporales desde 1995 tanto en Chillán, Chile como en su estadía en Barcelona, España, con una exquisita síntesis, incluyendo incluso hasta ideas que son de corte matemático. Obviamente él, como buen Matemático y Educador que es, tiene el talento, la capacidad adquirida e innata de hacerlo y más aún, de una forma que varía finamente entre la poesía y la antipoesía, y se puede afirmar sin temor a equivocarse como lo dijo Karl Weierstrass, entre otros grandes matemáticos que dijeron algo al respecto, “Un matemático que no es también algo de poeta nunca será un matemático completo.”

 Elías lo es, y además tiene la capacidad de recrear el paso por los textos de Marco Aurelio, a quienes los han leído y de una manera simple, sin tropiezos y sobre todo con iluminadoras y sentenciosas palabras, con imágenes, de gran fuerza y profundidad de contenido y con un ritmo que hacen leer el libro completo, pues tiene un buen hilo conductor,  todo ello lo hace en cada uno de sus textos, que tienen el atributo de estar  plenos de armonía.

Difícil es sustraerse a incursionar en alguno de sus textos, pero como dijo Gabriela Mistral,  parafraseándola  y haciendo mías sus palabras, pero no como autor sino como prologador, “Alfonso Reyes creó entre nosotros el precedente de las notas sobre su propio libro. Cargue él, sabio y bueno, con la responsabilidad de las que siguen. Es justa y útil la novedad...Una cauda de notas finales no da énfasis a un escrito, sea verso o prosa. Ayudar al lector no es protegerlo. Sería cuanto más saltarle al paso, como el duende, y acompañarlo unos trechos de camino, desapareciendo enseguida...”. por ello mismo,  traigo a este escrito alguno de sus textos que considero imprescindibles para darle la mano a un buen y bondadoso lector y caminar un pequeño trecho, el que apreciará y se auto encantará como a mi me ha ocurrido, con ellos y todos los restantes que constituyen la totalidad del mismo libro.

¡Cómo no traer acá este aclarador texto de lo que ha plasmado?

Aclaración
Lo mío no es poesía.
Es sólo la necesidad
                        de plasmar en unas pocas líneas…
De lo que está hecha
            la
                                  Vida…

¿O traer su visión personal de algún aspecto de sus circunstancias personales?

FORMAS DE OLVIDAR A UNA PERSONA
Solicitarle:
su número de celular (móvil)
su correo electrónico,
eso…

Ya ha pasado al olvido…
No le pida más,
ya es olvido,
lo es.

Y que  pase el siguiente, por favor…

¿O su misticismo?

Un Hint de Dios
La vida sin un
 referente divino
  no tiene sentido…
       Es una vida sin Vida…
                                                            Le está permitido
                         pensar distinto,
                                                         sólo eso.

¿O simplemente traer este singular texto que bordea la metafísica?

Importancia
Juzgue usted la
importancia de:

un punto,           
de dos,      
de tres.    

De ninguno…

La importancia de usted.
Sí, de usted…

La verdad es que después de haber leído las cuatro secciones del libro, creo que cualquier lector quedará encantado, pues se habrá embebido de sentenciosas palabras que han salido del alma y con la pluma de un verdadero poeta, pues su vida está llena de poesía. Lo interesante es que o prácticamente caemos a tierra sin paracaídas desde las alturas después de un interesante vuelo en una nave piloteada por él, pero con su protección o simplemente como dije al principio, llegamos a un buen puerto de vida, que nos alegrará la existencia, pues más de alguno de sus paisajes quedará habitando nuestro propio mundo interno.


Lionel Henríquez Barrientos
Chillán. Primavera de 2015.

domingo, mayo 24, 2015

Comparto la alegría de recepcionar los siguientes documentos:



sábado, mayo 23, 2015

Prólogo del poeta colombiano Joseph Berolo a mi último libro "SOBREVIVIENDO. Sonetos peregrinantes". Por publicarse y lanzarce en octubre en Bogotá.Colombia. Por Ed. Ave Viajera. Bogotá Colombia.

PRÓLOGO



El soneto, afirman los poetas clásicos, “es la única forma poética de la literatura occidental que ha mantenido su atractivo”. Llámese poema, verso, poesía, balada, redondilla, polimnia, soneto con estrambote, soneto doble o doblado, soneto en alejandrinos,  dodecasílabos, pentasílabos Soonaris, sonido,  Dolce Stil Nuevo (Dulce Estilo Nuevo), o que el soneto sea petrarquesco  o no, (sic), de una octava de ocho líneas, en las que se plantea un problema, se formula una pregunta, o se expresa alguna tensión emocional, o shakesperiano (sic) de tres estrofas de cuatro versos o cuartetos, de rima independiente, o que existan variaciones de estilo todo es fundamental y consecuente con las características de  la estructura petrarquista.
Sobre su “pequeña obra”, así describe su autor este gran trabajo literario suyo,   “SOBREVIVIENDO. Sonetos peregrinantes”,  Lionel define uno de los motivos que tuvo para escribirla: “Al estudiar la melodía presente en el soneto clásico, pude percatarme de la dificultad extrema de poder dejar totalmente los catorce versos en un mismo ritmo”; de igual manera, define el nominal del soneto: “Al momento de analizar todos las formas de esta bella composición, me di cuenta que al ser tan difícil este empeño, los compositores en este bello estilo lo hacían y de hecho lo siguen haciendo, con un ritmo de acentos* que no corre a través de todo el texto y la consideración a efectuar es que se mantenga ese ritmo de una manera preferente, y no tomando en cuenta los acentos impuros, al decir de mi buen amigo el poeta y tenaz investigador almeriense Antonio García Vargas”.
_________________________________________________________________________
(*) Ritmo de acentos- En su evaluación, el matemático profesional que es Lionel, calcula la precisión del mecanismo del soneto: “mantener al menos siete de los catorce versos que componen el soneto, es decir como una interpretación de manera estadística de este hecho y que en muy pocas ocasiones he podido observar en algún poeta que lo haya considerado de esta,  mi manera de construirlo”.
Tal cual me propuse al escribir este prólogo, el resultado es esencialmente el buscado por Lionel mismo. Más aún, al seguir incursionando en su presentación, encuentro que estoy de acuerdo con su objetivo. No sin tener que posesionarse en una de las tantas formas en que el soneto se ha dado históricamente y precisamente, Lionel  elige el “melódico” por la musicalidad que lo habita. Además promete incursionar en las otras variantes y con otros ritmos grecolatinos efectuando lo mismo que ha hecho en este poemario.

 “Sonetos Peregrinantes. En carruaje entre el Alfa y el Omega”. Ed. Oficio, Monterrey México. 2009”, es entonces, la continuidad de la insatisfacción leonina, o explicada en este caso, como la necesidad que tiene Lionel de satisfacer su insatisfacción. “La verdad es que no quedé satisfecho del todo con Sonetos Peregrinantes, ya que siempre tuve la idea de mantener el ritmo en todo el poema”.Su leitmotiv. motivo central recurrente de su obra, tomar en cuenta todo aquello que ha aprendido de su amigo el “sagaz” investigador y poeta español García Vargas, a quien considera su Maestro en el bello arte poético, y de quien extrae y presenta algunos comentarios públicos acerca del ritmo cualitativo que es consustancial a la poesía grecolatina y cuya inclusión en nuestra poesía hispanoamericana no se ha dado nunca, por la dificultad extrema que presentan estos al interior de nuestra lengua española, incluyendo los fallidos intentos de poetas, como el genial Rubén Darío.
Lionel además intenta aclarar lo que su Maestro comenta acerca de la “intromisión de los acentos impuros” que se posicionan en el poema, pero que por lo difícil de evitarlos, se aceptan. A manera de “comparación”, siguen dos de los sonetos que  Lionel  considera merecedores de ser estudiados   por quienes  realmente estén interesados en revisar sus arquitecturas poéticas:
EL POETA Y SU OFICIO
Se descubre en el alma del poeta:
"Sus ventanas abiertas al futuro
y por ellas el sol quiebra lo oscuro
permitiéndole ver todas sus vetas."
En sus ojos él crea como asceta
con maderas muy nobles, y seguro
de tener el talento de hombre duro.
Carpintero con versos el concreta.
Día y noche él lleva su palabra
a poemas que sean un descanso
al trabajo de abeja en su colmena.
Con rituales hará misa en escena
alumbrado por luces de remanso
en su mundo y tener su abracadabra.
UN NUEVO RUMBO
Con coqueta sonrisa se presenta
Por los bosques y ríos de su ambiente
desde un árbol le trina dulcemente
a volar por ramas a él lo alienta.
¿Cómo puede el destino sacar cuenta
e inventar nuevo rumbo conveniente
ante pasos ligeros en pendiente
y ahogar en la sima su tormenta?
Para él, quien se muestra complacido
ese encuentro podrá ser el detente
que lo induce a mirar nuevos confines.
¿Romperá vestiduras tan afines
por lanzarse a un vacío intermitente
que lo lleve a un lugar desconocido?”
 
  “Todo  lo dicho anteriormente” explica Lionel, “pasa por ser consideraciones de orden sintácticas y que junto a las semánticas sobre  las cuales no me manifiesto, considerando eso sí que el aporte de la belleza de la estructura junto a la riqueza de su contenido, le deben dar el pase a un texto poético, para ser realmente un poema”.
“Sintiéndose bastante complacido con lo efectuado” Lionel   espera que el buen lector que pase por sus escritos, en sus propias palabras, “pueda determinar si con el buen lenguaje poético, el que captura mis ideas poéticas y que sólo el tiempo dirá, he logrado que esta obra trascienda como un poemario que permita a otros poetas continuar la ruta que sigo. “Estoy convencido” agrega,  “que para conseguir un estilo literario propio es necesario  practicar con todos los ritmos que puedan presentarse en un poema, es decir, el propio (el que se conoce por el taconear de los tacos al caminar), el numérico, el de rima, el de acentos y por lo menos,  conocer el ritmo de consonantes, estudiados y analizados por los  estructuralistas franceses en la primera mitad del s. XX, seguidores los investigadores  Puis Servien, Matila Gyka y Paul Valery.”
No dudo en extender a Lionel el tratamiento de investigador de la arquitectura poética, frente a su propio libro y que ahora publica, y que seguramente ayudará quien quiera interiorizarse en la estructura de todos y cada uno de los sonetos presentados. Y sin tomar en cuenta las disquisiciones que he dejado en este Prólogo, me permito dejar para la consideración del benevolente, avezado lector y estudioso de la poesía, la lectura de esta obra, y que le permita volar libre e imaginariamente y sin paracaídas, con la melodía de fondo del lenguaje de cada uno de los sonetos de este poemario.
Observando desde las alturas los mensajes entregados en “Sobreviviendo”, Sonetos peregrinantes”, esperamos también que el crítico sagaz, pueda incursionar en su contenido, mirando crítica pero constructivamente la propuesta hecha en el Lenguaje Poético, propuesto e inmerso en la obra.
Joseph Berolo
Marzo 4, 2015
Chía, Cundinamarca, Colombia

Presentación del poeta mexicano (Chilpancinguence, que actualmente reside en Tijuana) Manuel Leyva M. a mi último libro, por publicarse en octubre próximo en Bogotá: "SOBREVIVIENDO. Sonetos peregrinantes". Ed. Ave Viajera.

jueves, marzo 12, 2015

Contratapa de mi último libro


martes, enero 13, 2015

RECONOCIMIENTO

Copartir mi alegría por el reconocimiento que me otorgó en Bogotá, Colombia,  la Asociación Cultural Algo por Colombia. Mi  agradecimiento a esa Gran Institución.
Lionel Henríquez B.
Enero, 13 de 2014.

martes, enero 06, 2015

Sonetos escritos en los dos últimos meses:

1. MUJER
A todas las mujeres del mundo, este poema que es sólo un átomo
de lo que ella es. En especial a ti.

Energía radiante del amor,
tú, mujer, eres alma vigilante
de un volcán en tu lecho desafiante
a la pasión de un rostro sin temor.

Tu mirada no tiene desamor
tienes rostro por siempre cautivante
a los ojos de tu hombre muy expectante
de caricias por pieles en clamor.

Con tu rostro conmueves universos,
Ilusionan tus gemas hechas versos
donde ríos de lava queman ojos.

Los latidos en tu cuerpo, muy inmersos
esperando los tiernos labios tersos,
son el sino de Dios, sin abrojos.


© Lionel Henríquez B. 25 de octubre de 2014.


2. AMOR ETERNO

Nuestro amor nació cuando tus pupilas
refrescantes dejaron extraviado
a mi buen corazón en tu sembrado.
¡Las manos de mi rostro fueron lilas!

El querer con pasión tú lo destilas
de tu estrella sonriente, abrigada
con la manta sin fin de tu mirada.
¡Con el sol de tus ojos me encandilas!

Ayer como hoy seré tu compañero
y en mi viaje seré como un trovero
recitando tus versos con ternura.

En la copa, el néctar te confiero
y al brindar los dos juntos espero
con sosiego firmar nuestra conjura.

© Lionel Henríquez B. 03 de noviembre de 2014

3. ALIANZA TRASCENDENTE

Con oración sincera, sin monedas
una alianza sellaste en tu universo
y al firmarla en el cielo fuiste inmerso
a su Gran Voluntad, a ella concedas...

Destrozadas tus venas las hospedas
en su amor muy distante, bien disperso,
le dejas tu cariño, tierno, terso
y tu sangre en volcán, también le heredas...

Desde el gran corazón del firmamento
y ante tu caminar desconsolado
llegó Dios apropiando tu presencia.

Y al doblar tus rodillas, con aliento
inclinando tu cuerpo, apiadado
a Él pides por culpas sin conciencia.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 15, 2014.


4. LA MAGIA DEL AMOR

Se posó una paloma en su ventana,
con ternura invitó en la mirada
a viajar con su piel tan desvelada,
desde el sueño, en vigilia no profana.

Ya la esencia de su alma muy cercana
volaba hacia la mente conquistada
para ser ella, ninfa muy amada
y emocionarse en vida soberana.

Viajaron por colores cautivantes
por la ruta del sol hasta perderse
en las líneas curvadas colindantes.

Desde la dimensión de los amantes
en la esfera infinita del quererse
volvieron a sus vidas circundantes.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 17, 2014


5. UN RECUERDO

Un impulso me lleva a tu presencia
que la guardo en mis venas palpitantes,
ellas me hacen viajar emocionantes
caminos de volcanes, con mi esencia.

¿Por cual ruta tomar? ¡La indiferencia!
lo importante era llegar mejor que antes
y volver a vivir significantes
paisajes que eran muy de preferencia.

Entre ese ayer y el hoy, sólo un pasado,
recuerdos que serán siempre omniscientes
en mis sueños que se han divinizado,

¿Y en los tuyos serán siempre presentes?
Creo que sí estarán, siendo muy osado
¿Y la verdad? ¡No están ellos ausentes!

© Lionel Henríquez B. Noviembre 19, 2014


6. LA VIDA PARA MÁS ALGUNO, TIENE SORPRESAS (Soneto Alejandrino)

Las penas y dolores son una indiferencia.
Un licor embriagante se cruza en su camino
sobre cuerpo endiosado, su aroma femenino
sin volver su mirada se entrega a su cadencia.

En ruta con retorno, por galaxia en esencia
alumbrados por Sirio y Orión, hasta su destino
entre dimensiones fractales* en remolino
llegaron a su isla, dándose por su inmanencia.

Dioses le entregaron la bienvenida prevista
bajo oscuras neblinas, en el sur, en el norte
en una medianoche de amor limpio a la vista.

Un día no lejano, su querer optimista
volverá con las llaves, teniendo pasaporte
para abrir laberinto, que es muy surrealista.

(*) Las dimensiones fractales son fraccionarias y son infinitas, por ejemplo 0,5.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 20, 2014


7. CAMINANDO UNAS LEYES HERMÉTICAS

Todo fluye y refluye en tu universo
eso dicen maestros de la vida
y está escrito en letra que es válida
desde la antigüedad, y no es perverso.

Según ello el rencor tiene su anverso:
tu amor, con el cual curarás la herida
en el pecho, que dejó subsumida
la voz de un gran silencio en su reverso.

Y como todo vibra entre los polos
como cuerdas de un arpa en tu gran mente
mudarás emociones, aceptándolos.

Con la paz que te dan blancos gladiolos
vivirás la armonía nuevamente
entre el día y la noche, gobernándolos.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 21, 2014


8. LA CERTEZA EN UNA TRIBULACIÓN

Decir algo con mente arrinconada
es caminar con pies de un indigente
a través de un desierto grande y ardiente
y con sol en su piel ya calcinada.

El que lo hace tendrá su alma quebrada,
con la muerte cercana e impertinente
al desear para sí el continente
que se mueve en su frente muy callada.

Su mundo será un gran laberinto
en siniestro camino variopinto
y mirada perdida en el futuro.

Sólo queda su fe y su gran instinto
con certeza de ir a otro gran recinto
en el cual pueda estar calmo y seguro.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 25, 2014

9. REENCUENTRO

Con su mente risueña en muchos soles
él jugó a ser dios en su arrebato
o quizás fue ¿la angustia, en el retrato
de un paisaje invernal: lluvia en crisoles?

La verdad es que fueron los árboles
en el bosque de su cielo muy grato
los culpables del amor sin contrato
en jardín de los cósmicos bemoles.

Mariposas volaron en su encuentro
y en el secreto juraron, un beso
en recuerdo de ruta con regreso.

Una eterna promesa de un suceso
con un tiempo orbital, será impreso
para libros de amores en rencuentro.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 27, 2014


10. UNIÓN DIVINA

Lentamente se infiltra en tus sentidos
una luz proveniente de un pasillo
en un templo con puerta sin pestillo
arropando tus ojos no perdidos.

¿Sabes? Dicen certeros tus latidos,
en tu dedo anular brilla un anillo
con el cual ya saliste del banquillo
y verás tus deseos ya cumplidos.

Tu camino será por alamedas
conducentes al mar de tu destino
con sus olas bañando lo interino.

Y tu ser estará libre y divino
en unión omnisciente con el sino
del sendero con Dios en tus veredas.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 28, de 2014


11. REINICIO

Con silente mirada hacia las luces
de un destino en Sus Manos Omniscientes
te encaminas con pasos muy prudentes
a ser parte de cósmicos recruces.

Con paciencia desvelas los recuses
sentenciosos en letras coherentes
pincelados en libros competentes.
Es así, ya verás los nuevos cauces.

Plena tu alma del niño que te adora
reemprendes el viaje entre universos
para estar junto a ese astro de tu ensueño.

Como ayer, hoy será siempre tu ahora
y la ruta será escrita en versos
sobre pieles, con tinta de tu sueño.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 29, 2014


12. UN SUEÑO TRASCENDENTE

Hace tiempo soñaste que volabas
por la mente del Todo y sin alas
recusando por sí, las antesalas
pues sabías que el destino ya afanabas.

Sol y luna pasaron y temblabas
estaban detrás tuyo, las cábalas,
muy silentes, solemnes bengalas
alumbraban altares en mastabas.

Sin temor avanzaste por pasillos
con puertas y ventanas bien abiertas
apartando con luces los visillos.

Al llegar a su altar con testa inhiesta
entregaste tus manos inexpertas
y en tus dedos pusieron tres anillos.

© Lionel Henríquez B. Noviembre 29, 2014


13. REVELACIÓN

Siempre llega un instante en la mirada
por el mundo abrazada a los sentidos
en el cual llegan luces con latidos
que resuenan en frente liberada:

En su ayer fue la mente alucinada
por colores rosados remitidos
desde el silo de sueños permitidos
confundiendo las venas obstinadas.

Hoy él tiene paisajes a los ojos
pincelados por manos de un artista
y con marcos en telas muy divinas.

Y mañana serán otras neblinas
retiradas por Dios, ante la vista
de sus pasos por puertas sin cerrojos.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 02, 2014


14. REINVENTÁNDOSE

De la mano de Dios es su reinvento
con el sol a los pies de peregrino,
bienvenida tendrá de un gran encino
con la sangre estará siempre contento.

En los pasos habrá nuevo sustento
alamedas al borde del camino
vivirá con su pecho abierto al sino
que insuflará en el ser nuevo aliento.

Colores en su rostro él entrega
al cielo y a los astros, con alegría
de vivir sin la muerte anticipada.

Un reloj mostrará a su mirada
el compás del destino en su armonía
subsumiéndole en su alma un nuevo omega.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 05, 2014


15. METACOGNICIÓN
A un proceso de Aprendizaje
de orden superior estudiado
en la PsicoPedagogía.

En sigilo la mente le incursiona
requiriendo la réplica precisa
que entre sueño y vigilia es indecisa
del problema que tanto lo apasiona.

Entre cejas un ojo le menciona
el gran libro ubicado en su repisa
en el cual siempre estará muy precisa
la lectura que siempre soluciona.

Con sonrisa en sus ojos él recuerda
adornando su piel sin paradoja.
los caminos leídos en sus hojas

Levantando su vista sin congojas
ya no habrá en su presente luz roja
y como antes será respuesta cuerda.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 06, 2014


16. HÁLITO

Sólo ayer el reloj del Universo
permitió recrear en él, los sueños
relatados en todos sus diseños
por el lente del sol, sin un reverso.

A sus pasos, las luces del anverso
de la noche, los puso muy risueños
por paisajes futuros y halagüeños
retratados en un momento terso.

Los latidos ya son como paloma
cuando busca su nido sin temores
en el vuelo seguro al fin del día.

Su futuro será la melodía
del silencio en el viento y sus colores
al pintar con el alma y a ella en su aroma.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 09, 2014


17. CERTEZA

Cuando los ojos vuelvan a su imperio
en un viaje a favor de la corriente
y la calma navegue por tu mente
dejarás tu recuerdo en cautiverio.

Tu acallada sonrisa por un misterio,
con sus manos cernirá claramente
conduciéndolo a un rostro confidente
de un arroyo insertado en monasterio.

En tus ojos tendrás todas la vidas
que conviven en la naturaleza
y los cisnes serán tu buena guía.

Llegará para tu alma un nuevo día
con el brillo del cielo y su tibieza.
¡Tendrás vuelo como aves protegidas!

© Lionel Henríquez B. Diciembre 11, 2014


18. PARA UN FUTURO EN EL AMOR

El reposo del alma me conduce
a través de senderos como anillos
que conectan jardines por pasillos
en los cuales mi amor a ti propuse

A tus ojos con magia les expuse
un par de girasoles amarillos
que miraban directo y muy sencillos
al futuro que ayer casi pospuse.

Hoy no puedo pasar sin expresártelo
fue un recuerdo que hirió mi pensamiento
que tendré muy presente en mi camino.

Fue un anuncio de luz para el destino,
él estará escrito en nuestro aliento
bajo el cual viajaremos con anhelo.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 17, 2014


19. DUALIDAD

Clavos rasgan mi ser y su destino,
lo bendito y maldito son imágenes
de latidos y luces en mis sienes
generando visiones que alucino.

En el día y la noche del camino
voy con pasos de mi alma a los andenes
de las Manos de Dios y sin vaivenes,
a ese pulso entre mis ojos conmino.

Enraizada le dejo la maleza
a las piedras iguales en dureza
conformando veredas de estaciones.

Hoy trenes recorren mi fortaleza
y a los cielos ya elevo la certeza
de tener en mi, tantas bendiciones.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 18 de 2014


20. VIAJE AL MUNDO INTERNO


Con la impronta de voz juraste al cielo
nunca más revivir el desconcierto
del camino por piedras recubierto
por voluntad ignota y con gran velo.

Con tus llaves abriste con recelo
el portal conducente al gran concierto
de vida trascendente y con acierto,
tus oídos tendrán un nuevo vuelo.

En la mente formaste fantasías
de jardines colgantes en montañas
protegidos por tu alma de algún viento.

Ingresaste por ellos en tres días,
y para un renuevo de tus mañanas
se firmó con un sello el juramento.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 19, 2014


21. EL POETA Y SU OFICIO 

Se descubre en el alma del poeta:
"Sus ventanas abiertas al futuro
y por ellas el sol quiebra lo oscuro
permitiéndole ver todas sus vetas."

En sus ojos el crea como asceta
con maderas muy nobles,y seguro
de tener el talento de hombre duro.
Carpintero con versos el concreta.

Día y noche él lleva su palabra
a poemas que sean un descanso
al trabajo de abeja en su colmena.

Con rituales hará misa en escena
alumbrado por luces de remanso
en su mundo y tener su abracadabra.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 19, 2014



22. LÁMPARA POÉTICA

El poeta es el dueño de metáforas.
La mañana del tiempo es un destino
y por ello la muerte no es camino
conducente a vivirlas en sus ánforas.

En sueños febriles por las mandrágoras,
de un helecho gigante que es divino
filtrará en poción el adivino
ofreciendo un deseo entre sus ágoras.

Con sosiego en su mente creadora
junto a un fértil jardín de inspiraciones
construirá un ambiente más interno.

De la mano de un genio, su habladora
emoción volará a otras regiones
consiguiendo ser libre y muy fraterno.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 21, 2014


23. LA ENSEÑANZA

Ya di toda la existencia a mi alcance
y también una muerte muy prematura
en ritual con salmodia en partitura.
¿Qué más pude entregar a su balance?

Escribí nuestros pasos sin percance
en relato sincero de alma pura
por historia lejana que es muy dura
con recuerdo de vidas en un trance.

Le entregué toda mi alma con mis ojos
renaciendo en el tiempo con amor
muy seguro al vivir nuevo destino.

¿Se pondrán nuevamente los cerrojos
a las puertas que cruza mi clamor
para verla de nuevo en mi camino?

© Lionel Henríquez B. Diciembre 22, 2014


24. EN UNA ALIANZA PARA LA ETERNIDAD
En la paz que Dios entrega a los hombres
está inserta Su Gracia Divina
A todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Es gratuita la Gracia que hace bueno
a todo hombre que doble sus rodillas
y a quienes como tú, que sí te humillas
al arquear siempre el cuerpo y sereno.

Al orar ante Él, potente y pleno
en el pecho nos da Sus Maravillas
con las cuales se abonan las semillas
alimento de vida sin veneno.

Con el canto y oraciones celebramos
Su presencia en las Iglesias y con el Gloria
que nos lleva a ser libres, sin angustias.

Jesús Cristo salva las almas mustias,
Su agua viva saldrá de toda noria
y al beberla, con Él nos abrazamos.

© Lionel Henríquez Barrientos
Navidad, dos mil catorce en El Señor.

25. PEREGRINANTE

En los viajes por grandes alamedas
conducentes al templo del parnaso
tu mirada contuvo a los pegasos
al compás de un reloj en sus veredas.

En tu espalda quedaban las búsquedas
y también los recuerdos de un fracaso
generado por nudos en tus pasos
que hoy por hoy con sonrisas desenredas.

Muchas veces perdiste aquel camino
al viajar por las rutas no expeditas,
pero siempre al buscar una salida.

Ya no importa, colores son tu vida
pues la calma vendrá así le permitas
a tus pasos ser siempre peregrinos.

© Lionel Henríquez B. Diciembre 27, 2014

26. LIBERACIÓN

La verdad y el perdón libera el alma,
con tus ojos tendrás el propio vuelo
observando los árboles al cielo
y tendrás su recuerdo en una palma.

En abrazo de amor tendrás la calma
trinarán los gorriones en consuelo
desde ramas en medio de un ciruelo,
tu viajera mirada a ellos se empalma.

No tendrás más angustia en lo silente,
con tu voz pedirás al universo
recobrar la sonrisa primorosa.

El futuro será un gran afluente
de los ríos que brotan como un verso,
¡Tu dolor sumirás en una rosa!

©Lionel Henríquez B. Enero 09 de 2015

27. AMORES ETERNOS

Hay amores que trascienden una vida,
las montañas darán paso a los mares
nuevas tierras serán otros hogares,
pero siempre estarán en la elegida.

Viajarán por estrella bendecida
y por tiempo fugaz por los lugares
en que habrán de nacer con sus ajuares
muy distintos y ser bien acogidos.

En parejas hicieron juramento
por encuentro en uniones bien precisas
en jardines de rosas en capullo.

El reloj estelar en un murmullo
los guiará siempre en rutas con sonrisas
a vivir como un cisne en su elemento.

© Lionel Henríquez B. Enero 14, de 2015

28. ORACIÓN PARA LOS NIÑOS SELECTOS
QUE GOBERNARÁN EN NUESTRO MAÑANA (Soneto)

Omnisciente Señor de las alturas
Tú, quien adoras los niños, permíteles
educarse en valores y ser fieles
servidores del mundo y sus culturas.

Que la fe sea agua viva en posturas
por cambiar en el hombre sus niveles
de codicia que hoy tiene en sus papeles
y no hayan desmayos por las censuras.

Que destelle Tu Gracia en los crisoles
para así transmutar las lealtades
a poderes mezquinos que los ciernen.

Y permitas Junto a ellos que gobiernen
en un mundo de paz y libertades
al estar alumbrados con Tus Soles.

© Lionel Henríquez B. Enero 17, 2015

29. UN NUEVO RUMBO

Con coqueta sonrisa se presenta
por los bosques y ríos de su ambiente
desde un árbol le trina dulcemente
a volar por ramas a él lo alienta.

¿Cómo puede el destino sacar cuenta
e inventar nuevo rumbo conveniente
ante pasos ligeros en pendiente
y ahogar en la sima su tormenta?

Para él, quien se muestra complacido
ese encuentro podrá ser el detente
que lo induce a mirar nuevos confines.

¿Romperá vestiduras tan afines
por lanzarse a un vacío intermitente
que lo lleve a un lugar desconocido?

© Lionel Henríquez B. Enero 15, 2015

30. ARQUITECTURA DEL SER (Soneto)
Un sugerencia de estilo Junguiano*

Es soberbia creer que el hombre puede
decretar por sus cielos aledaños.
En la vida está escrito por años
los atajos que Dios siempre concede.

La llegada a la cima sin que ruede
ni caiga por subir en los peldaños
la tendrá solamente sin engaños
a su buen ego que al paso antecede.

Si repara en los símbolos de sueños
provenientes del ser limpio y profundo
conseguirá quitar cualquier escollo.

Caminando en su propio desarrollo
y en ambientes propicios de su mundo
vivirá construyendo los ensueños.

(*) Carl Gustav. Jung

© Lionel Henríquez B. Enero 19, 2015

sábado, noviembre 01, 2014

ALGUNOS DE MIS POEMAS INÉDITOS ESCRITOS EN LAS DOS ÚLTIMAS DÉCADAS (1990- 2000)

A fines de s. XIX, un gran poeta secular, Ramón de Capoamor, a quién Rubén Darío consideró como su maestro, decía que todo poeta debiera publicar no solamente lo mejor de su arte, sino también lo que no considerara digno de ello. Siguiendo ese consejo, es que me atrevo a publicar un conjunto de ellos, haciendo notar que hay otros que seguirán archivados quizás por cuanto tiempo más.

Este grupo de textos lo comienzo con uno de mis primeros poemas (algunos aún los guardaré), creo que con mucho que pulir aún, incluso con mucha ingenuidad poética, pero para mi responde a mi historia humana personal, ya que se lo dediqué en ese entonces a un gran Maestro que tuve en mis comienzos y que sobre todo me llevó con sus consejos y sabiduría a lo que soy actualmente y que de todas maneras me siento orgulloso: "humanista entre mis grandes valores".

A continuación de este poema publicaré, no en el orden de fechas en que  los escribí, pues ellos los fui revisando y extrayendo de distintas carpetas en las cuales estaban archivados,  otros que no pasaron el cedazo de mi autocrítica personal para ser publicados en papel o en la virtualidad de la RED, ya sea por motivos puramente emotivos o por ser demasiado crípticos o  por responder a una filosofía de vida muy personal, o simplemente por pensar que le faltaba pulimento al momento de elegir los poemas para publicarlos.

He aquí el primero de la serie, dedicado a mi Maestro de Vida Don José Cabello Cerda quien falleció en 1996 cuando estaba cerca de cumplir el siglo de vida.

I. MAESTRO
A Don José Cabello Cerda

El padre con cariño entrega
algunas formas de arar la vida
y, por la razón de la sangre.
El maestro las suyas regala
con mente y corazón
y, por su inclinación generosa.

El maestro conjuga
la sangre y su impulso
al enseñar cono sembró
las áridas tierras
y como atesoró sus cosechas
en amplios graneros.

El maestro su mente muestra
curtida por profundos surcos
por luces y sombras embriagadoras
traslapando con pasión
el cariño aprendido de su padre
y el noble impulso de su corazón.

Cuando en el tiempo logre arar
sudando en el arañado de la tierra
con el hermoso arado
que me legó mi padre
y coseche las nutrientes semillas
a mis maestros con ternura recordaré.

© Lionel Henríquez B. 1990.
II. VENTILACIÓN

Abrí puertas y ventanas
ventilé mi enrarecido cerebro,
desde el sótano volaron sombras
de vivencias no vividas,
como mariposas nocturnas
hicieron pantalla al farol
que alumbra el camino a mi jardín.

Sus erráticos vuelos
filtraron veloces filigranas de luz,
tejieron auténticas vivencias
entre las volátiles sombras.

Juntas se posaron en mis sienes
caminaron por el cerebro de mi cerebro,
hicieron un ojo entre mis ojos
el punto luminoso
germen de nueva vida en mi alma
para renacer sentimientos
incubándolos con manos de niño
entre puertas y ventanas cerradas.

© Lionel Henríquez B. 1993.

III: LUZ

Designios del Universo:
Ustedes, plateado reflejo
de luna sobre los mares
en noche de parpadeos,
los ojos pueden solazarse
con el brillante espectáculo
escrutando sus íntimas leyes.

Tú, peregrino:
Pisas en un tiempo
la ardiente arena
los fríos labios del océano,
caminas a través de la irónica brisa
de un día primaveral;
la plata, el sol enfundan
tus entreabiertas persianas
caminas, recorres
la paradoja de la vida,
el corazón refracta los colores
en el pestañeo de tu cerebro.

Intuyo para ti otra vía:
Traspasas los espejos
con blanca túnica,
durmiendo entre bronce
madera, cemento,
desentrañas, tras suaves velos
la matriz hacia la cual encaminas tus ojos;
has de volar como satélite vigía
capturando escurridizas pinturas
que la luna sin prisa construye,
ellas por razones caprichosas
se pierden o confunden
entre mares de sargazo.

© Lionel Henríquez B. 1992

IV. VIDA

Ayer, con bastón tu ojos caminaban
entre los cojines de nubes,
las gaviotas volaban en círculo
moviendo con el viento de sus voces
las puertas y ventanas del vacío
para dar paso al sol en tu cerebro.
Se iluminaron los rincones oscuros
observaste el sillón donde dormitaba
bajo una manta, tu afiebrada imaginación.
Quisiste que el eco de las manos etéreas
lo anunciaran al cielo, a la tierra.

Hoy, no hay obstáculos a tu mirada
ella camina por la piel del océano
conjugas el verbo de tus sentidos,
permutas el apoyo a tus luceros
por pluma que escribe, dibuja
en los telones de nubes, cósmicos
con la sonriente tinta de tus sueños
los proyectas en coloquiales lóbulos,
corres por los extraviados nimbos
con el astro iluminando tu frente
y su reflejo acariciando tu espalda.

Puedes anunciar a las columnas del futuro:
¡tu ser convive con los colores de la pintura!

© Lionel Henríquez B. Junio de 1991

V. IRREFLEXIVIDAD

Profundo, silente amigo:
En canto sinuoso
en sonora pintura
se nutren los tendones.

Con sopor milenario
gorjean las palabras,
con ritmo terreno
canto celestial.

En singular marmita
ebullen las cuerdas
rebotan en cemento,
por flores ausentes.

En vibrante tejido
con ecuación de colores
el pintor resuelve
con afán de cuidado.

Partituras, pinceles
lustran, embellecen
las almas, generosamente
con claridad y elegancia.

En la entrega del mensaje
intenso y sincero
con mitigada vergüenza
el consciente no observa.

© Lionel Henríquez B. Junio de 1990

VI. AFLICCIÓN
(A mi madre, en su enfermedad terminal)

El timbre rompió los ensueños del niño en sus vaivenes, noticia infausta le entregaron:
sus hebras el cordón deshacía entre luces y apagones,los pasos no tendrían oreja, las manos no más regazo.

En vuelo de cuerpo sin cabeza, llegó a casa perdida de tiempos adolescentes, para tratar de unir los colores que la buscona traicionera, en astuto y persistente empeño lavaba en su río de placeres.

En la posada que le nutrió flores, junto a su madre y con vista de río, sus manos caminaron temblores; en unión de cuerdas hermanas compuso melodías y oraciones, intentando levantar y curar las ramas que a tierra de otro hijo se acercaban.

El reloj cumplía su trabajo, dando hilo extenso y resistente, divirtiendo a la sagaz lavandera, quien hábilmente a ella mostraba pintura añeja de su tierna infancia, con diáfanos y rutilantes colores.

Él, citando paisajes de tiempos idos, en la era de los finos nudos, trenzados con maternal cariño, la enfundó entre cuñas y cordones; con apoyo de finas hierbas e infusiones en vano y sincero intento levantaba las ramas que se inclinaban a tierra.

Cruel desilusión invadió su pecho. La parca cepillaba placenteramente, descolorando tierna mirada que al sumirse en vaivén de espejos, a sus niños nueva leche prometía. Las albas ropas ya sin agua la hechicera tendía en tosco hilo.

Sin caracol los umbilicales, succionando viaductos de luces, recibían mudos consejos para sueños y vigilia.

Él, con mejor cáscara su nuez, en tierra, aire, la semilla con renovados, frescos nutrientes, intentará llegar a celestes regiones.

© Linel Henríquez B. 1990

VII. ESPERANZA

Tus susurradores ojos
no dicen lo atesorado
por tu coqueta sonrisa.

En el día sueñas
mientras duermes
en el rincón de tu nostalgia
y viajas entre oscuros laberintos
buscando la huella de tu silueta.

En la noche
regresas a la esperanza
mientras tu piel juega con la lluvia.

¿Tendrás el futuro que deseas?
No lo sé, eso lo dirán tus ojos,
cuando se evaporen tus lágrimas
al calor del sol de tu primavera.


© Lionel Henríquez B. 1994

VIII. NO QUIERO

Tú, la que hacías volar mis cisnes
en vuelo a ras de río,
llevabas alimento a sus polluelos
todos viajando en sigilo
entre anclas de barcas mutantes.

Tú, la que entre lluvias
zozobras embarcaciones
con vientos de tormenta.

Yo, entre tanta angustia,
veo tu palpitar en las nubes
hinchadas de agua pura,
miro como las oprimes
para mojar sus desnudas pieles.

No, hoy no quiero tus huracanes
que ahuyenten el destino,
menos tus relámpagos
destructores de navíos
con mis hijos de pasajeros
hacia las columnas del horizonte.

© Lionel Henríquez B. 1994

IX. FANTASÍA

En la sinfonía de tu amorosa mirada
viajaste desde la fantasía de tus sueños,
la luna iluminó tus alas de mariposa
reflejando la policromía de sus colores,
entraste por el anillo de una estrella
en busca del universo de mis ojos.

Vivimos intensamente
en nuestros sueños aunados
con la melodía de un amor tierno,
la pasión enlazó nuestros cuerpos
iluminaste mis ojos en el amanecer.

Pero, volviste a tu lecho de pétalos de rosas
dejándome el recuerdo de tus labios.

© Lionel Henríquez B. 2003

X.  ONÍRICO-UN SUEÑO

Hay veces en que un texto irrumpe violentamente a la luz del día que alumbra nuestros pasos, pero no sé por qué motivos, el creador, en este caso yo, no lo encuentra apropiado y por lo mismo lo reescribe pensando que mejorará lo que vino de la mano de la inspiración. También, como en el caso del texto que publico a continuación de esta introducción, al releer ambos después haber pasado largos años (más de diez), no sé si mi autocrítica fue realmente acertada con lo que se publicó en esa ocasión y si resultó finalmente un texto mejor o peor. Me asalta la duda después de leer ambos después de tantos años, y que mejor jueces que los lectores para que mi mente logre dilucidarlo y así quedar con la tranquilidad necesaria, ya sea para respetar en el futuro esa inspiración o para confiar en el trabajo posterior de revisión y correcciones. Eso sí también considero la posibilidad que ambos no merecieron publicarse nunca. Pero de todas maneras siempre ha sido mi conducta creadora de ser siempre muy autocrítico con todos mis textos. Lamentablemente o afortunadamente como se quiera tomar en cuenta, el oficio de ser poeta es tremendamente difícil y obviamente, nunca he querido ser un artesano
en este bello arte y, no dando un sentido peyorativo a la artesanía, sólo que en ella las ausencias de técnicas son superadas por la laboriosidad de las manos y obviamente dándole un sentido y similitud a esta artesanía al interior de la literatura.

Dejo ambos textos a continuación:

ONIRICO

Entre acordes en armonía
con el ritmo del silencio
mis manos se unieron
a sombras que danzaban
partituras soñadoras.

Con mutante vida
bailando en los libros
encontré tu imagen
en la repisa de los recuerdos.

Me dormí profundamente.

En mis sueños
tus ojos eran los míos,
tus retinas filmaban
comedias, tragedias,
para ser proyectadas
en el cine construido
sobre las ruinas de la ciudad,
herencia de hombres modernos.

Y pagaba con monedas acuñadas en sonrisas
por ver un puñado de lágrimas de ensueños,
al reloj que en las sombras movía sus punteros,
también por la libertad de ser un espectador eterno.

UN SUEÑO

I
Entre vibraciones seculares
con ritmo de silencio,
junto a sombras que danzaban
con acordes soñadores,
te encontré.

En imágenes
el agua nos mojaba,
volvía a su río,
ese río que cruzaba tu campiña
regaba el árbol que eras tú.

Eramos solitarios
viajando entre libros
para encontrarnos
en el rincón de la habitación.

Reiniciamos el camino
del César, de Napoleón
por entre las canteras
creadoras de la mutante vida
de la Esfinge,
hacia la cita que nos fijó el Hierofante.
Y a la vista de los arenales
encontramos nuestras respuestas.

II
En mi sueño
tus ojos serán los míos,
verás de nuevo
las escenas
de las comedias
de las tragedias,
en el teatro construido
sobre las ruinas de la ciudad
que albergó milenios,
herencia a los hombres modernos.

Pagaremos con monedas,
acuñadas con sonrisas,
al reloj, que en las sombras
mueve sus punteros,
y nos entregará
una silueta
para volver
al hogar
con lágrimas
para reir y llorar.

© Lionel Henríquez B. Enero-febrero de 2003.

XI. ENCANTAMIENTO

El cuerpo vuela constelaciones
camina por galaxias, con alas en sus pies
de la Polar a la Cruz del Sur.

En archipiélago cósmico
te encuentra trasuntada en estrella,
mira, acaricia, besa tu sonrisa,
labios, piel, aman su luz, por siempre.

Son tus mujeres, encantamiento de vida
afloran de ti, la niña, la madre , la amante.
¡Perviven en él, juntas, tu alma hecha mujer!

© Lionel Henríquez. Febrero de 2004

XII. EN MIS BRAZOS TE RECOGERÉ CON MIS VERSOS

Te cantaré, mujer, espejo de mis versos:

Quiero tus dedos explorando mis continentes,
buscamos tras una playa, un verde para tendernos
junto a duraznos en flor, con sus perfumes estivales
sobre la manta de la pasión, de la ternura, suave.

Ven con embarcación al viento
pon las manos en el muelle
intérnate por los senderos
mullidos de bosques,
viviremos las flores
de las primaveras
las hojas otoñales,
los veranos del trópico
en inviernos, seremos uno
con tempestades mutantes de luz.

Adéntrate a la pradera de mi pecho conversador,
al oído te sorprenderá el reloj del Universo
paseando por los interiores de tu mundo
despertando la piel de los días.

De frente a tu costado acunarás mi alma
la harás hija, la alimentarás en tu altar
sólo con el incienso de tu mirada.
Ella te regalará tiernas estrellas
hacedoras de caminos a jardines
con los colores del arco iris.
Será locura diaria, volaremos
espirales de constelaciones
océanos de temperamentos
cordilleras de sensaciones
rutas de aves migratorias.

Serás el poema que al cantar
a la luz de los faroles de mi cerebro,
hará día a la oscuridad de mi soledad.
Serás la golondrina que vendrá
a construir su nido en mi ojos,
buscaras los brazos de mi sonrisa
encontrarás un horizonte compartido.

Mis manos se posarán en tus valles, planicies
tu cuerpo se arqueará en mis brazos
la pasión vivirá con el ímpetu
de la leña que se quema en
las brasas del horno
de nuestros soles.

Seremos por siempre dioses inmortales
haremos historia, la escribiremos juntos
con versos en las murallas de la ciudad
donde viven, perviven las pupilas del amor.

© Lionel Henríquez B. Enero de 2004

XIII. PUNTO DE INFLEXIÓN

Entorné mi voz,
entre claro y oscuro
leí mis pensamientos.

Observé mis equilibrios
en plato girador.
Miré mi cuerpo, centrífugo
impulsado al abismo.
Analicé los mudos golpes
de áuricas manos
lanzándome a las veredas
del Cosmos en movimiento,
azuzando mis arcaicas angustias.

Cien veces volé al abismo,
en mil instantes me centraron.

Reentornando mi voz
escucho mis pensamientos
en la claridad del sol,
mis ojos ven las manos de oro
trascender el acantilado
por senderos de piedra laja
hacia los velos de agua
de la gruta de los tiempos.

Leo y releo como esas manos
me conducen a las cimas de la mente
por respiraderos de luces
esquivando estalactitas.

Al volver mi voz, canto mi alegría
a los dolores ancestrales,
fortaleza de cuerpos,almas, espíritus

© Lionel Henríquez B. Junio de 1996

XIV. VOLUNTAD

Él, mirándose en espejo
pequeño, cóncavo, redondo
se encoge en detalles.

¿Cómo lo puede engañar su deseo
al punto de enfrentarlo
en burda,  soñolienta realidad,
ella lo atrapa todos los días
transformándolo en ermitaño?

Con pestañeos de luz interna
observa su vida tranquila
sobre su apasionado anhelo,
a ella le ha entregado telares
para transformarse en camafeo.

¿Cuál mejor operario?
él, quien fabrica a su capricho
placeres y tempestades.

¿Hay otro conductor tan siniestro
obstinado, con tantos ojos, pies, manos
alucinantes del hombre con sus dobleces?
Al Universo maneja a su antojo
modelando ropas de colores.

Vistiéndose con su diestra voluntad
mirándose en el plateado, curvo reflejo
modera el deseo, cruza los umbrales.

© Lionel Henríquez B. Junio de 1990.


XV. MUJER
(En verso libre y en soneto)

Desviándome momentáneamente del contenido de esta serie de poemas, por creer, que de alguna manera lo que publico ahora, hace interesante a quienes me lean y, motivado principalmente por la comparación de los poemas inéditos con los que tengo publicados, por un interés meramente personal, tanto en páginas de la WEB o en libros y antologías, los cuales se corresponden con la fecha de sus creaciones, traigo un poema publicado en la RED hace algunos años y que me motivó a reescribirlo recientemente, por lo trascendente que es el tema. Pero previo a transcribirlos necesito dar una sucinta presentación.

Hay veces en que un texto irrumpe violentamente a la luz del día que alumbra nuestros pasos, muchos dicen que es la inspiración, creo concordar en ello, pero al respecto debo precisar que es una de sus dos manifestaciones, la otra es en la cual ella se presenta por algún motivo externo o interno del creador, sólo como una voluntad de escribir o simplemente como una idea en bruto en el que la personalidad inconsciente presiona al poeta para entregarla a la luz en forma de poema, narración, ensayo, o novela, etc. A la primera la llamo Mozartiana y a la segunda Bethoveeniana, en honor a estos dos insignes y formidables Músicos, los que componían sus creaciones de manera distinta.

El primero de ellos, escribía la composición en un instante y en cualquier medio a su alcance, es decir con un cien por ciento de inspiración. En cambio el segundo, lo hacía basado en la inspiración en una idea musical y con un alto porcentaje de trabajo, en el cual poco a poco llegaba a la finalización de su obra musical. Ambos nos han legado las genialidades universales de sus obras.

Al menos estas dos formas son las que en mis lecturas pude recabar hace ya bastante tiempo. No pretendo con lo anterior en manera alguna de clasificarme en este proceder. Pero, sí en una buena aproximación a ambas, en mis trabajos literarios. Si me sucede la primera, casi todo el texto quedan invariable, pero como dice el carpintero frente al mueble casi finalizado, hay que pasarle lija para poder barnizarlo y así el mueble quede terminado, debo entonces consecuentemente revisar el texto prolijamente, buscando todos aquellos detalles que mi autocrítica no les de el pase, para corregirlos en todos aquellas especificaciones que lo desmerecen.

Este tipo de poemas en casi su totalidad me llegan con el sello de verso libre. El segundo tipo de inspiración en mi caso personal, sólo se da cuando estoy en la creación de un poema de corte clásico, en particular “el soneto” y casi nunca frente al tipo anterior. Trabajo la idea , hasta darle la forma adecuada incluso sobre poniéndome al cansancio . Eso sí debo hacer notar que en los dos casos si el texto escrito no es poético, lo desecho de inmediato pero una vez que lo he concluido. En el primer caso es más fácil darse cuenta cuando ello no se cumple y soy afortunado, pues en él no he invertido gran cantidad de tiempo, ni trabajo.

Bueno, la idea que traigo aquí, es tomar un poema ya publicado hace bastante tiempo, en el año 2004 y no solamente pulirlo aún más, sino tomarlo como un idea para llevarlo a una versión escrita como soneto, tratando de extraer de él, el máximo posible de sus elementos y por supuesto agregándole los ritmos correspondientes al soneto, en particular, el de número (endecasílabo), la rima (ABBA, ABBA, CCD, CCD), y el ritmo de acentos que le da finalmente la posibilidad de llamarse soneto. Creo que ambos, como lo pueden apreciar quienes lo lean, tienen poesía inmersa en ellos.

Así, traigo la versión en verso libre publicado en el año 2004:

I. MUJER

Energía radiante
péndulo de amor.
Alma que mueve montañas,
cuerpo refugio de emociones
pechos dadores de vida.

Rostro ungido por la ternura,
miradas que vigilan horizontes.
Haces florecer ríos en los ojos,
con labios que beben pasión
y manos latiendo anhelos.
Eres universo de caricias.

Tu sino es parpadear corazones
llevándolos a los jardines
de tu castillo encantado,
volcanes hacen lechos de fuego
dónde ríos de lava recorren
tus valles, tus montes...

Buscas germinar semillas
en el silencio de los pasos
con ilusiones adheridas a la piel,
recordando como tu alma
encarnó en la tibieza
del vientre de otra mujer.

¿Eso? Es sólo un átomo de lo que eres tú.

La versión en soneto, escrita en este mes de octubre de 2014:

II. MUJER
A todas las mujeres del mundo, este poema que es sólo un átomo
de lo que ella es. En especial a ti.

Energía radiante del amor,
tú, mujer, eres alma vigilante
de un volcán en tu lecho desafiante
a la pasión de un rostro sin temor.

Tu mirada no tiene desamor
tienes rostro por siempre cautivante
a los ojos de tu hombre muy expectante
de caricias por pieles en clamor.

Con tu rostro conmueves universos,
Ilusionan tus gemas hechas versos
donde ríos de lava queman ojos.

Los latidos en tu cuerpo, muy inmersos
esperando los tiernos labios tersos,
son el sino de Dios, sin abrojos.


© Lionel Henríquez B. 25 de octubre de 2014

XVI. MUERTE

Sobre una mesa de mármol,
con adornos barrocos incrustados
se balanceaba la báscula con las cenizas,
sumergida en mezcla de sal, azufre, mercurio.
En negras sillas, sentados todos los maestros
con oquedades profundas, con blancas túnicas
esperaban el veredicto del sumo sacerdote.

Él, desde la altura observaba entre cuadros
a los extranjeros, esperaba después de ese rito
sumergir su energía vital tras abiertos portales
a postrarse de cuerpo al suelo y brazos en cruz
entre veredas con piedras amalgamadas con tinta
azufrada de otros iniciados en el templo mortecino…

Con voz omnipotente, pidió a quienes le colaboraban
escribir con sus plumas de oro y con sus propias luces
en las paredes, en las nubes, en el sol, en la luna
el nombre del nuevo integrante de la cofradía cósmica.,
la balanza se había inclinado en dirección a las estrellas.

Cerrándose la puertas del nicho, el ánfora de bronce
custodiada por racimos de rosas y gladiolos blancos
con oraciones sentidas de quienes siempre lo amaron,
entregará a las manos omniscientes su contenido
para moldear una nueva energía, sin recuerdos.

© Lionel Henríquez B. Julio de 1990.

XVII. ILUSIÓN

Dará alas al vacío
recorrerá mil formas
conocerá el sentido.

En viaje por árboles, estrellas
con amor, apasionado, tierno
perfilará el sentido.

Oirá
palomas, gavilanes
impertinente dualidad.

Mirará
peces, delfines
imperecedera dualidad.

En viaje por sueños, vigilias
con voluntad, perseverancia
acariciará el sentido.

Oirá
tierra, mar
impetuosa unidad.

Mirará
sol, luna
apacible unidad.

Escuchando, mirando
pensamientos, latidos
descubrirá el sentido.

Escuchando y mirando
con alas de vacío
conjugará el sentido.

© Lionel Henríquez B. Marzo de 1990

XVIII. DESTINO

En profundo silencio
con serena reflexión
su indómito espíritu
sancionará el tiempo
junto con su verdad…

Cabalgó por raíces
con insistente afán,
sació su corazón,
creyó en su ventura
al ver sus claros días.

Acarició las ramas
en peregrino hastío
bebió sabia del zumo,
confundió el éxtasis
de amapolas en flor.

Al soñar su camino
con inclinada pose
velando su emoción
desató su mirada
de los mantos de nubes…

A través de la hojas
con vital voluntad
en colores su vista,
conocerá los astros
sumidos en el cosmos..

Por entre los pétalos
y esencias perfumadas
del amor por la vida,
vivirá la penumbra
en su gran claridad.

Al separar árboles
con poderoso juicio,
intuirá su ilusión
conjugará los plazos
del azar en los dados…

En lento caminar
con ojos muy tranquilos
y con su cuerpo erguido,
su alma no reprimida
inferirá su rumbo.

© Lionel Henríquez B. Febrero de 1993

XIX. RENACIMIENTO

Bajo el cielo de la Tierra
entre murallas acantonadas
yacía la calavera del tiempo:
vaivén de esporas seculares.

Al acariciar sus senos frontales
desperté el ancestro de sus arcanos
que dormía entre sus manos.

Desterré sus arquetipos
desde los humores de la madera,
viajamos en el túnel del silencio...

Sobre la Tierra parturienta
dejé la muerte de mi sombra
en la gruta de los helechos.

© Lionel Henríquez B. Febrero de 1993

viernes, octubre 24, 2014

Lanzamiento de la Antología "LA POESÍA A TRAVÉS DEL TIEMPO. Pasado, presente y futuro"

Con profunda alegría he recibido la noticia de la presentación de la Antología "LA POESÍA A TRAVÉS DEL TIEMPO. Pasado, presente y futuro". Antología Editada y publicada en Bogotá Colombia, a la cual fui invitado a ser un participante más con un ensayo en su primera parte y dos poemas en la segunda. Agradezco infinitamente al editor, el poeta Joseph Berolo por todo lo que ello significa para mi.
Al mismo tiempo aprovecho de invitar a todas aquellas personas que sean residentes en Bogota a estar presente hoy en tan magno evento.
No puedo dejar de manifestar públicamente aquí, mi inmensa gratitud por la generosidad de los poetas Colombianos por invitarme a participar, sin costo para mi, en sus antologías, hoy en Bogotá, Joseph, Berolo y en el ayer (2008) en Barranquillas, Mario Ramón Mendoza, en la Antología "Azul Verde, Verde Azul".
Lionel Henríquez B.



QUERIDOS POETAS Y ESCRITORES PUBLICADOS.CON ADMIRACIÓN Y GRATITUD POR SUS APORTES. Joseph Berolo, Editor
Presentación Octubre 24.2014
O6:00 pm
Academia Colombiana de la Lengua
XXI Récord de Poesía Algo por Colombia 2014
ebook disponible (Oct.29,2014) en la biblioteca digital de la Editorial Ave Viajera. S.A.S.
Publicación Impresa por Demanda 01.15.2015.
AUTORES
Ady Yagur
Agustina Ospina De Sánchez
Alejo Urdaneta
Alicia Cabrera
Antonio Acevedo Linares
Arminda Amalia Ciucio
Beatriz Carretero De Cancelado
Cecilia Lamprea De Guzmán
Consuelo Sánchez Mazzini
Cristina Montero
Delascar Vargas López
Edda Cavarico
Edda Scalzo Salgado
Elías Galati
Ernesto Kahan
Gladys Beatriz López Pianesi
Gloria Inés Currea
Guillermo Quijano Rueda
Hilda Augusta Schiavoni
Humberto López Jaramillo
Ime Biassoni
Irene Mercedes Aguirre
Ada Iris Juanita Cadelago
Isabel Espinosa Peña
Jaime Hoyos Forero
Jenny Cabrera
Lionel Henriquez Barrientos, Chile
Luis Maria Murillo Sarmiento
Luis Flórez Berrío*
Luz Virginia Laverde
Maria Adiela Copete De Londoño
Maria De Los Angeles Albornoz
Maria Isabel Hernández Salcedo
Nelly Antokoletz
Rafael Negret
Ramiro López Jaramillo
Rina Tapia De Guzmán
Rodolfo De Jesús Chávez Mercado
Sofia Fonseca
Sandra Pinzón Aguirre
Silvio Vásquez Guzmán
Teresita Chávez De Flórez
Conversatorios
Epílogo
Joseph Berolo
II Parte
Nuevas Ponencias
Poemas selectos
La Poesía en Semillas de Juventud
La Poesía "moderna"
Biografías
Bibliografía
ebook, Octubre 29,2014
http://www.aveviajera.org/nacionesunidasdelaslet…/id863.html
Impresión Por Demanda 1.15.2015.
II Parte
Nuevas Ponencias
Poemas selectos
La Poesía en Semillas de Juventud
La Poesía "moderna"
Biografías
Bibliografía
ebook, Octubre 29,2014
http://www.aveviajera.org/nacionesunidasdelaslet…/id863.html
Impresión Por Demanda 1.15.2015.
Edit Table

jueves, octubre 23, 2014

ALGUNAS PALABRAS PARA UNA PRESENTACIÓN Novela “EL REY DEL ARCOÍRIS. Autor Mario Cerezos Vicuña

El 21 de este mes tuve el placer de presentar en el marco de la Feria del Libro de Valdivia-Chile,  la novela del Escritor santiaguino Mario Cerezos Vicuña y hoy traigo a éste mi blog personal el texto de dicha presentación.
FERIA DEL LIBRO DE VALDIVIA
18 al 26 de octubre de 2014


ALGUNAS PALABRAS PARA UNA PRESENTACIÓN
 Novela “EL REY DEL ARCOÍRIS. Autor Mario Cerezos Vicuña

Antes de presentar, aquí en el marco de la Feria del Libro de Valdivia,  la novela “El Rey del Arcoíris” del autor Mario Cerezos Vicuña, periodista y escritor quien ya tiene varios libros publicados y un poemario en proceso de edición, es necesario entregar sucintamente algunas palabras referentes a él y también al fenómeno de  sincronicidad que magistralmente define Carl G. Jung, no el azar y menos el principio de causa efecto,  por  el cual estoy frente a  Uds. Sres. y  Sras. entregándoles  unas palabras al respecto. Lejos de mis  intereses actuales ha estado el hecho de adentrarme en una novela, puesto que la poesía, el ensayo y algunas narraciones breves han sido mis prioridades y motivaciones particulares desde hace más de cuarenta años y por  consiguiente no está en mis planes darles los aspectos técnicos literarios que la novela del Sr. Cerezos contiene. Sólo daré una visión como lector, casi  profano, a esta novela que nos convoca, con algunos aspectos básicos y mínimos que en mi entender una novela debe de contener.

La sincronicidad está en el hecho que el encargo original para tal encomienda estaba en manos de Juan José Araya Muñoz, escritor y  miembro de la  SECh de Ovalle, quien por tener una afección en su vista no  pudo aceptar y,  por sugerencia de su compañera Gladys Muñoz Torres, Presidenta de SECh. Valdivia,  le propusieron al Sr. Cerezos mi nombre para efectuar el trascendente encargo. Conjuntamente con lo anterior estuvo el descubrir el cariño inconmensurable que ambos tenemos por la ciudad de Valdivia, él como oriundo y yo como hijo adoptivo de ella y también que  al momento de llegar a radicarme, él emigraba a otros lugares, pero siempre con el recuerdo y el amor por esta bella ciudad. A lo anterior se suma el leer una novela, lo  cual, como lo dije anteriormente, estaba y aún permanece muy lejos de mis intereses literarios;  pero al entrar en los primeros capítulos de su libro me llevó a conocer de primera mano la ciudad de Valdivia en una época que de otra manera no hubiera podido acceder  Ahí en ese momento,  la personalidad subjetiva me instó y obligó a mirar con otros ojos el encanto que provocan en quien observa los paisajes   y urbanismo de ésta nuestra ciudad Capital de la Región de los Ríos,  junto a sus habitantes en algunas de sus circunstancias, naturalmente previas a mi llegada a ella para quedarme para siempre como un nativo más. Pero lo interesante y que me hizo ver que previamente a lo anterior era la sincronicidad la fuente de motivación para lanzar al público valdiviano el libro del Sr. Cerezos, fue el hecho de presentarse en mi, una fuerza misteriosa, telúrica que se imponía a la razón y que me llevó a aceptar el encargo sin medir consecuencias, aún sabiendo que poco o nada  puedo aportarle a su autor y menos sabiendo con lo que encontraría en su lectura. En ese momento desconocía todo, tanto de su autor como del contenido de la novela.

En relación a todo aquello que leía en prosa, y que aún mantengo, en particular  la novela, para poder adentrarme en ella de una manera grata, después de la lectura de algunas pocas páginas, su lectura no  debe corresponderse tanto con todos los aspectos técnicos que ella deba necesariamente contener, aunque necesarios,  sino más bien y particularmente, por el interés que despierte el hilo conductor de ella y la vía que lleve a la afiebrada imaginación a ser parte presente en la trama y por lo mismo a leerla sin interrupción: una fuerza interior le ordena a la voluntad que se adentre en ella de principio a fin. Por lo anterior, justamente por ello y como una segunda consideración, la novela debe siempre tener  una buena y elaborada prosa, aspecto que junto a lo anterior, considero que son absolutamente necesarios para leerla en su totalidad. He comenzado  lecturas de muchas novelas, incluso de autores consagrados,  pero después de hacerlo a través de  algunas páginas, si ella no contiene  esos dos aspectos básicos mínimos, la abandono para nunca más retomarla. Con posterioridad, si la situación lo amerita y si tengo un buen período de tiempo, me adentro, aunque en sus aspectos más técnicos, muy por encima, ya que como le comenté al principio, la novela no es parte de mis prioridades. Bien, lo interesante es que “El Rey del Arcoíris”, si cumplió y a  cabalidad esos dos detalles literarios tan preciados, como necesarios.

Ahora, estoy consciente que la labor como presentador, parafraseando a nuestra Gran Gabriela Mistral, “no puede ir más allá de lo que pudiera hacer un duende, es decir tomarlos de la mano y guiarlos hasta las  habitaciones del libro, pero recorriéndolas someramente ” y en base a ello, es que puedo comentar que la novela in comento, la percibo claramente como bucólica-costumbrista, en que sus personajes, inmigrantes españoles y sus descendientes hasta tercera generación eligen nuestra provincia para radicarse en ella, adquiriendo y trabajando un fundo, en que transcurren sus vidas,  terrenos cercanos a la ciudad de Valdivia, que  con el tiempo y debido a la prosperidad que les da la mano logran lo que todo inmigrante aspira, es decir llegar a tener lo necesario para al menos poder volver a visitar los lugares que lo vieron nacer, aunque en la práctica algunos a pesar  de los medios obtenidos no lo  hacen. En la trama de “El Rey del Arcoíris”, los personajes entran y salen de ella de una manera amena,  incluso como si fueran narraciones disjuntas, en las que el autor logra unirlas después que ellas acceden en distintos puntos de inflexión, incluso no permitiéndole al lector que abandone la lectura, por la característica que éstos puntos tienen en el cambio de ritmo. Las características tanto físicas como sicológicas de los personajes están excelentemente bien logradas, lo mismo que las ambientaciones ya sea en los primeros capítulos al interior del fundo, como en el resto de ellos, en los cuales los miembros de tercera  generación se hacen parte en las circunstancias de un prostíbulo valdiviano. En el cómo llegan a él y que es lo que ocurre en ese medio, es aquello que el lector debe elucidar adentrándose como  una especie de observador omnisciente, incluso casi siendo parte de la trama misma, como es lo que se logra en una buena película al ser proyectada en un cine, despertando en el espectador todo tipo de emociones. A lo anterior quisiera agregar el hecho que en  algunas ocasiones de la trama incluye también poemas de su autoría, que le dan un mayor realce y hacen aún más interesante su novela.

Finalmente, como es esta presentación un acontecimiento en que el autor es el que debe decir lo más conveniente y lucirse con su hijo literario, y yo como presentador  de su novela “El Rey del Arcoíris” no puedo abusar del tiempo que le debe corresponder en su mayor extensión a su creador,  los dejo con él, Don Mario  Cerezos Vicuña, para que disponga de todo aquello que  quiera comentar de su novela, lectura que recomiendo pues seguramente como me ha sucedido a mi, los atrapará con su excelente y bien narrada trama.


Muchas gracias.
 

  Lionel Henríquez Barrientos
Valdivia, octubre 21 de 2014

Mi foto
Nombre: Lionel Henriquez

Lionel Henríquez Barrientos, nacido en
Santiago de Chile en el año 1946. Desde 1974 y hasta 2013 se
desarrolló y actuó profesionalmente como académico enseñando Matemáticas en la
Universidad Austral de Chile en Valdivia.
Ciudad de ríos, lluvia, árboles, flores y
construcciones típicas en madera que se añejan en
el tiempo, lo invita en el año 1990, por su singular urbanismo y entorno natural, a entrar en la poesía –esa que desde niño dormía en su mundo- como una forma de expresar la belleza que adorna su
maravillosa atmósfera y entorno. Sería sólo un primer paso ya que también su universo esencial irrumpe en los textos, como una urgencia interior, aquietando su alma, su espíritu. Desde ese comienzo su obra ya está en dos libros inéditos con derecho de autor en Chile y cinco publicados, cuatro en Monterrey, México,: "Entre dos manos.2005, "Entre gritos de luz".2007, "Verbos en aguaviento" (prólogo y compilación de textos de cinco jóvenes universitarios y poetas participantes de mi Taller de poesía efectuado en la Universidad Austral de Chile. 2008) y, "Gárgola. La Aventura del espectáculo".2009 y el otro en Santiago, Chile: "El tren de las distancias".2005. En las antologías “Sin Tinta ni Papel".2004, "Intramuros".2005, (ambas editadas en Santiago, Chile), “Nueva Poesía Hispanoamericana”, dos ediciones.2004,(Lima, Perú)y, "poemas de mar a mar" 2006,(Barcelona, España). A lo anterior se suma el prólogo a la segunda edición del libro de cuentos "Misteriosas Aventuras de Villanueva". Barranquillas, Colombia. 2007. Libro de autoría del escritor colombiano Mario Ramón Mendoza; y "Verbos en aguaviento". Revista Oficio (revista de contracultura). Vol XX. Nº 257. Pág. 13. Enero de 2009. Monterrey. México.

Actualmente, noviembre de 2015 y después de retirarse de la Universidad Austral de Chile, Valdivia, se ha radicado en la Ciudad de Chillán, Chile y está dirigiendo dos talleres de poesía en la ciudad. Uno para alumnos de la Universidad del Bío Bío, sede Chillán, como profesor Part-Time y el otro para algunos escritores de la misma ciudad.

Lionel Henríquez Barrientos
http:lionelhenriquezb.blogspot.com

Chillán-Chile

Free counter and stats for your website on www.motigo.com ¡Recomienda esta página a tus amigos!
/

Powered by Blogger